Main Content

Reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía

Mercado: España

Nueva exención de hasta 1 millón de euros en herencias recibidas de parientes directos

El pasado 15 de diciembre la comunidad autónoma de Andalucía publicó en su boletín oficial la ley de Presupuesto para el 2018 [1]. Dicha ley contempla, entre otros aspectos, la reforma sustancial del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (en adelante "ISD") que entrará en vigor en enero de 2018.

Esta reforma supone la reducción significativa de la tributación de sucesiones mortis causa entre familiares directos.

En España, el ISD es un impuesto estatal, que se encuentra cedido a las comunidades autónomas en el marco del sistema de financiación autonómica. Es por esta razón que el impuesto puede presentar diferencias sustanciales en función de la respectiva región.

Objeto de la reforma

Se prevé un incremento de la reducción máxima autonómica por un importe de hasta 1.000.000 de euros (en lugar de los 250.000 euros anteriores) para adquisiciones mortis causa recibidas de parientes directos, incluidas las de los beneficiarios de pólizas de seguros de vida, debiéndose liquidar el impuesto por el exceso de dicha cuantía.

Dado que el ISD es un impuesto pagadero por los herederos, con esta reforma, cada heredero tendrá una exención de un millón de euros. Además dicha reducción se aplicará de manera acumulada con el resto de reducciones ya existentes

La medida afecta únicamente a las sucesiones dejando fuera a las transmisiones inter-vivos [2].

¿Cuáles son los requisitos para beneficiarse de la exención?

  • La herencia debe entrar dentro del ámbito de la normativa autonómica de Andalucía, la cual se aplica cuando (i) el causante fuera residente en Andalucía y el heredero resida en la UE/EEE, o bien, cuando (ii) el causante habiendo sido residente en la UE/EE, el mayor valor de los bienes transmitidos se encuentre situado en Andalucía.

  • La exención se aplica solo para los parientes directos, es decir, ascendientes, descendientes y cónyuge.

  • El patrimonio preexistente del heredero debe ser igual o inferior a un millón de euros. En este sentido, en caso de que los herederos no sean residentes fiscales españoles, sólo se tendrá en cuenta el patrimonio situado en España.

Caso práctico de exención

Supongamos por ejemplo, que una persona no residente fiscal deja en herencia, en partes iguales a sus dos hijos, 500.000 euros depositados en una cuenta bancaria en Alemania y unos bienes por valor de 2 millones de euros en Andalucía. Los hijos son residentes en Alemania y Andalucía respectivamente (ambos con patrimonios preexistentes en España inferior a 1 millón de euros). Así pues, atendiendo a esta reforma:

  • El hijo no residente fiscal en España, que sólo debe tributar por los bienes heredados situados en España, se aprovecharía de esta exención y no pagaría cuantía alguna por dicho impuesto.

  • El hijo residente en Andalucía, que debe tributar en España por su patrimonio mundial, se aprovecharía de esta reducción de 1 millón de euros y solo tendría que tributar por el exceso de dicha reducción, resultando una base aplicable de 250.000 euros. La cuantía que pagaría como impuesto sería aproximadamente 70.042,41 euros.

Tras lo expuesto, puede comprobarse que se trata de una medida que supone un gran avance, ya que amplía significativamente el número de herederos que no tendrán que pagar el impuesto. Así, el ISD podrá ser optimizado dividiendo el patrimonio hereditario entre diferentes herederos.

 

[1] Ley 5/2017, de 5 de diciembre, del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para el año 2018 (BOJA de 15 de diciembre de 2017). Puede consultarse en el siguiente link:  http://www.juntadeandalucia.es/boja/2017/239/1

[2] En este sentido, a título informativo, la reforma prevé igualmente el aumento de hasta 1.000.000 euros de la base máxima de reducción para las donaciones de dinero a parientes destinadas para la constitución o ampliación de una empresa individual o negocio profesional.