Impuesto sobre Sucesiones: dónde tributan las cantidades percibidas del seguro de vida

Javier Rivero Bagulho - Sales Support & Legal Expert Spain
28 de noviembre de 2017

Caso de sucesión transfronteriza España-Francia

El pasado 10 de febrero la Subdirección General de Impuestos Patrimoniales, Tasas y Precios Públicos, órgano directivo de la Dirección General de Tributos española, estableció en la consulta vinculante DGT V0353-17[1] que los bienes incorporales que se reciban como consecuencia de una herencia se someterán a imposición en el Estado en que el causante fuera residente en el momento de su fallecimiento.

De esta forma, el órgano directivo responde a la consulta formulada por una residente española, beneficiaria de un seguro de vida contratado en Francia, con una entidad bancaria francesa, cuya tomadora era su tía, residente en Francia, y la cual falleció en dicho país.

Ante la cuestión, dónde debe tributar el cobro del seguro, la normativa española dispone que la percepción de cantidades por los beneficiarios de contratos de seguro sobre la vida, cuando el contratante sea persona física distinta del beneficiario queda sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones[2] (en adelante "ISD"), teniendo la consideración de sujeto pasivo el beneficiario, pudiendo quedar éste obligado por obligación personal u obligación real en función de su residencia.

Es por ello, que la consultante debería tributar en principio en España por todos los bienes que adquiera del causante con independencia de dónde estén situados, al ser ésta residente española.

No obstante, tal y como sostiene el órgano en la consulta, debe tenerse en cuenta que la normativa española se aplica sin perjuicio de lo dispuesto en los Tratados o Convenios Internaciones que hayan pasado a formar parte del ordenamiento jurídico[3], de modo que existiendo Tratado Internacional al respecto, éste se aplica preferentemente sobre le Ley española del Impuesto.

Así pues, en el ámbito del impuesto sobre sucesiones existe un Convenio suscrito entre España y Francia el 8 de enero de 1963 para evitar la doble imposición y establecer normas de asistencia administrativa en materia de Impuesto sobre las Herencias[4], en cuyo artículo 34 se establece lo siguiente:

"los bienes incorporales de la herencia a los que no sean aplicables los artículos 31 y 32[5]  solo se someterán a los impuestos sobre herencia en el Estado en el que el causante fuera residente en el momento de su muerte".

Por tanto, la Dirección General de Tributos, a través de su órgano directivo, resuelve que aunque conforme a la legislación española el cobro del seguro de vida debe tributar en España por el ISD, prevalece el criterio establecido dicho Convenio, según el cual el seguro de vida (como bien incorporal) se someterá a imposición en Francia, al ser el Estado en el que la causante era residente en el momento de su muerte.

A través de esta consulta vinculante, se pone de manifiesto que los contratos de seguro de vida en los que haya beneficiarios residentes españoles y/o franceses, atendiendo al Convenio de doble imposición existente al respecto, se someterán al impuesto de sucesiones en el Estado en el que el suscriptor (persona distinta del beneficiario) fuera residente en el momento de su fallecimiento.

[1] Puede consultarse en el siguiente link: http://petete.minhafp.gob.es/consultas/?num_consulta=V0353-17

[2] Ley 29/1989, de 18 de diciembre, del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

[3] Artículo 2.1. de la Ley 29/1987, 18 de diciembre, del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

[4] Los convenios internacionales que afectan al Impuesto sobre Sucesiones firmados por España hasta la fecha son los de Grecia, Francia, y Suecia.

[5] Los artículos 31 y 32 del Convenio hacen referencia a los bienes muebles corporales o incorporales invertidos en una empresa comercial, industrial o de otra naturaleza, así como a los bienes muebles corporales o incorporales que dependan de instalaciones permanente y estén afectado al ejercicio de una profesiones liberal.

Top